Translate

sábado, 17 de marzo de 2018

Las hijas de Tara.

¡Hola a todos!

Hoy os vengo a hablar de la reedición de un libro de Laura Gallego del 2002. En cuanto salió a la venta no dudé en comprarlo, primero porque me encanta Laura Gallego y no había leído este libro y segundo, porque traía una preciosa postal firmada por la autora (¿quién se resiste a eso?). He dejado la ilustración de la postal al final del post para que podáis verla.


LAS HIJAS DE TARA


El mundo natural de Man­naw­inard lleva mucho tiempo enfrentado al mundo tecnológico de las dumas. Cinco humanos de diferentes orígenes y un androide tienen la solución; pero antes deberán encontrarse y emprender juntos un viaje lleno de peligros donde mercenarios, mutantes y robots destructivos intentarán acabar con sus vidas.

Las hijas de Tara es una mezcla entre fantasía y cien­cia-fic­ción y se desarrolla en un mundo que en el que la manipulación genética y el per­fec­cionamien­to de las máquinas hacen que muchos humanos se planteen una vuelta a la naturaleza.









Desde que se anunció la reedición de este libro no dudé de que quería leerlo. Era de los pocos libros de Laura Gallego que no había leído aún, y no estaba fácil encontrar las ediciones pasadas. Además, me interesó tanto porque iba a ser revisado por la autora antes de la reedición, eso implicaría hacerle alguna “mejora" o corrección, ya que es de sus primeros libros (2002) y la calidad de sus libros ha mejorado con los años, como es normal.

La historia nos presenta poco a poco a nuestros cinco protagonistas, que tienen en sus manos el destino de la Tierra. Primero nos encontramos con Kim, que es una mercenaria de la hermandad del Ojo de la Noche. El suceso que desencadena la aventura que llevará a Kim a huir por los páramos será el robo de un biobot. No parece un trabajo importante, pero Kim acepta y entonces es cuando todo cambia. El robo se complica y Kim se encuentra sola y siendo perseguida, en esa situación solo le queda una opción, y es huir por los páramos en busca de la líder de su hermandad, Donna.

A partir de aquí tenemos a dos protagonistas nuevos, el biobot y Keiko, que pertenece a la orden de Las Hijas de Tara y ha vivido siempre apartada de las dumas, sin contacto con las nuevas tecnologías, pero le otorgan una misión, y es que debe ir a Man­naw­inard a entregar un mensaje. Por este motivo Kim (con el biobot) y Keiko se encuentran en los páramos y, a pesar de la desconfianza entre ambas, deciden ir juntas durante el trayecto que sus rutas lleven la misma dirección.

Durante el transcurso de la historia el personaje de Kim va sufriendo diversos cambios y empieza a plantearse preguntas que antes nunca se le hubiesen ocurrido, y a pesar, de que Keiko la ayuda con su magia en más de una ocasión, sigue odiando y temiendo la magia. Otros personajes que aparecen con el paso del tiempo son Chris y Semira. Chris es un hacker que conoce Kim y, aunque él es muy distante, han trabajado juntos en más de una ocasión y cuando todos los demás le fallan Kim recurre a él para que la ayude. Semira pertenece a la tribu guerrera de los Ruadh, quienes odian a los urbanitas como Kim y Chris, pero que pese a todo no les queda más remedio que unir sus fuerzas.

Para concluir, es una lectura rápida, amena y entretenida, que te da qué pensar acerca de la naturaleza y si la estamos cuidando lo suficiente, y sobretodo qué pasará si la tecnología sigue avanzando a grandes pasos sin mayor control. Para mí, este libro vale la pena leerlo sobre todo por dos de sus personajes, el biobot, Adam, tan curioso como un niño, y por Kim, una persona tan cabezota como decidida, pero que a pesar de todo se da cuenta de que hay cosas que deben cambiar, empezando por sus prejuicios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario