Translate

domingo, 2 de abril de 2017

Mis lecturas: Marzo.

Mis lecturas durante el mes de marzo.




Keroro (Tomo 23).

Los Hinata acogieron (por decirlo de alguna manera) a la tropa invasora de Kerón, aunque los hacen trabajar de lo lindo en su casa. Pero ahora ha llegado un nuevo keronense, el joven Keroro (¿júnior?), que viene con ganas ¡de divertirse!

Aoha Ride (Tomo 1 y 2).

Ao Haru Ride muestra las vicisitudes de la vida en el instituto: la amistad, la dificultad de entablar relaciones con otros compañeros con personalidades distintas, el primer amor mediante la emotiva historia que protagonizan Futaba y Kou. En la preparatoria, Futaba decide torcer su imagen de chica tímida y marginada en clase, pero tendrá que superar nuevos obstáculos ante la oportunidad de conquistar a Kou, quien pudo haber sido su romance de secundaria pero no pudo ser.



Fangirl.

A Cath no se le da bien la vida en general, pero hay algo en lo que es realmente buena: Cath lee fanfiction desde que tiene 12 años y se ha hecho bastante famosa dentro de ese particular universo. Pero ahora empieza la universidad, y esa es una historia diferente... Su compañera de habitación es una borde, su hermana gemela la ignora totalmente, su padre es un desastre... Cath intenta estar a la última e integrarse, pero en el fondo solo quiere encerrarse en su cuarto a escribir. ¿Está Cath preparada para vivir su vida, escribir su propia historia y abrir su corazón? ¿O se quedará atrapada en su particular mundo de ficción?



Quidditch a través de los tiempos.

Si alguna vez te has preguntado de dónde proviene la snitch dorada, cómo adquieren vida las bludgers o por qué los Wigtown Wanderers llevan un cuchillo de carnicero dibujado en el uniforme, entonces querrás leer Quidditch a través de los tiempos. Esta edición es una copia del ejemplar que está en la biblioteca del Colegio Hogwarts y que los jóvenes fanáticos del quidditch consultan casi a diario.
Los beneficios de la venta de este libro se destinarán a Comic Relief, que utilizará tu dinero para continuar salvando y mejorando vidas, un trabajo que es aún más importante y sorprendente que los tres segundos y medio que tardó Roderick Plumpton en capturar la snitch dorada en 1921.

No hay comentarios:

Publicar un comentario