Translate

sábado, 2 de mayo de 2015

Bajones emocionales.

Después de una decepción de las grandes el miedo a que no sea lo que crees es real, te hace dudar continuamente y eso solo agrava la situación de incertidumbre a la que estás sometido.

Pero es que ¿y si vuelve a acabar en otra puñetera decepción? ¿y si vuelvo a ese estado lamentable del que conseguí salir únicamente porque me fui fuera de mi casa, a un pueblecito perdido de la mano de dios pero que sorprendentemente tiene universidad?
Pero otra parte de mi me dice, joder ¿y si por primera vez en años tengo suerte en algo? ¿y si realmente puede acabar bien, ser algo bonito?

Y esas preguntas son las que, alternándose, danzan dentro de mi cabeza produciéndome a lo largo del día ansiedad y tristeza, emoción y felicidad.
Pero los momentos no se compensan, los bajones son cada vez peores y van en aumento. Me desvelo pensando qué coj**** estoy haciendo con mi vida, haciéndome ilusiones y diciéndome a la vez qué no sea ilusa, que no debo imaginarme cosas que no son.
Es desesperante; y de nuevo no se cómo enfrentarme a esto.

Que mal me sienta estar en esta situación, los bajones emocionales están a la orden del día para mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario