Translate

martes, 2 de diciembre de 2014

Con el pie izquierdo.

Creo que ya ha pasado suficiente tiempo como para publicar esto, lo escribí en un día un poco estresante y "dramático".

Día 21 de octubre de 2014: 
Primeros días de la universidad.

Me gustaría poder entender qué pasa conmigo, qué problema tengo, por qué yo no puedo ser como los demás; hacer amigos con facilidad, charlar con la gente tranquilamente, en definitiva, ser un poquito más feliz. 

¿Por qué tengo que complicarme tanto siempre? No logro entender qué tengo de distinto. ¿No puedo simplemente aprender a, como la gente diría, “ser normal”? En el poco tiempo que llevo en la universidad no sé si puedo decir que haya hecho algún amigo, digamos que algo así, pero incluso aún así creo que no encajo nunca bien con la gente. Lo intento pero siempre hay algo que no cuadra: yo. Yo nunca cuadro, soy o me comporto de alguna manera que aleja a la gente o, quizás no eso exactamente; quizás simplemente es que, al no llamar la atención, paso siempre muuy desapercibida. Es verdad que no me gusta destacar, me da vergüenza y todo ese rollo, pero tampoco quiero ser invisible (como lo llevo siendo desde… que recuerdo). 

En verdad no tuve mal comienzo aquí en la universidad, había conseguido no agobiarme por esto, no estresarme y no llorar ni una sola vez. Pero hoy me doy cuenta de que no he conseguido cambiar nada respecto al instituto. Es más, si me paro a pensarlo bien, creo que no he cambiado nada desde el colegio. Y eso es lo más deprimente de todo. Llevo toda mi puñetera vida intentando cambiar esta asquerosa manera de ser que tengo, para salir un poco de esa “invisibilidad”. Pero aquí estoy, sola en mi casa, desahogándome escribiendo mis penas en la pantalla de un ordenador. Pensé que en la universidad todo cambiaría a mejor, igual que pensé en el instituto, pero creo que será así siempre. No se puede cambiar a algo que no eres. ¿Es una cuestión biológica? ¿Está en los genes? Lo tengo todo, mucha vergüenza para todo y poca facilidad para hablar. ¿¡Qué más necesito eh?! ¿No podría haber tenido un poquito de más suerte? 

Siempre digo que todo me da igual pero no es así, si todo me diese igual yo no estaría aquí escribiendo esto. Estaría tranquilamente estudiando matemáticas o cualquier otra cosa, quizás no sería la persona más feliz del mundo pero estaría tranquila y no agobiada por toda la mierda que me rodea.

Quizás escribo esto porque me he levantado hoy con el pie izquierdo, aunque quizás es que llevo toda mi vida levantándome con el pie izquierdo.

Respiremos hondo.

Repite conmigo Estrella: sobrevivirás como siempre lo has hecho hasta ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario