Translate

sábado, 30 de junio de 2012

El problema es que me encantan hasta tus defectos

¿Cómo se le dice a un amigo que lo quieres? Y que entienda que no me refiero como amigo, ¿eso se puede hacer de alguna manera? Lo dudo. He perdido toda esperanza a que eso pueda pasar y que no acabe mal. Así que, antes que acabe mal, prefiero seguir siendo su amiga y nada más. Por ahora, en el fondo, eso me hace feliz, porque estoy con él. Y nos reímos mucho, y lo pasamos genial y aún llevo bien que sea solo eso. Tengo decidido que voy a ser fuerte y a no rendirme, aunque es difícil. Simplemente dejaré que pase el tiempo. Y el tiempo dirá que puede pasar. ¿Complicado? Sí, mucho. ¿Se intentará? Por supuesto, lo último que debo hacer es rendirme, y menos por su culpa. ¿Qué está empanado? Pues sí, ¿y qué?, eso se pasa, y además, para que negarlo, me gusta así. No quiero a un tío chulo que vaya de espabilado. Siempre será mejor así.

¿Qué pasaría si te lo dijese ahora? No lo sé seguro, ni lo sabré nunca, porque ahora no me voy a arriesgar. Sería saltar a un precipicio sin fondo y no voy a hacer estupideces de las que luego me arrepentiría durante mucho, mucho tiempo. Prefiero esperarme a que cambie algo. Además, yo ahora estoy más feliz que un gato en una fábrica de ovillos. Porque es tan dulce... No hay otra manera de definirle. Bueno, mentira, hay mil maneras de hacerlo pero esta es la mía.
Y es que, pasa, que a veces te enamoras, unas veces sufres porque no te quiere, otras porque no te hace caso. Y, pasa, que en otras ocasiones aunque no lo sepa, aunque no te quiera de esa manera, no sufres, porque de una manera u otra: él es especial para ti y tú para él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario